Clases, tipos de botellas de vino y sus características

Hay quien dice aquello de que «El vino es vino, no importa la forma que tenga la botella, siempre que sea buena».

Pero, el curioso y verdadero amante del buen vino se preguntará por qué existen diferentes formas y colores. ¿Es sólo una cuestión de estética?

En realidad, la botella juega un papel fundamental en la crianza del vino.

Desde el siglo XVIII, las botellas han adoptado un formato cilíndrico. Son redondas porque esto facilita su almacenamiento y conservación, debido a un mejor contacto entre el vino y el corcho.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Tipos de botellas de vino

¿Cuántos tipos de botellas existen para el vino?

Existen un total de siete tipos diferentes de botellas en el ámbito vinícola internacional.

No obstante, también se pueden encontrar otros formatos en regiones específicas, donde bien por tradición o por pura diferenciación han querido romper con las reglas establecidas.

Veamos a continuación algunas de ellas.

Clases y tipos de botellas de vino según su forma

El peso, el color y la forma de la botella de vino dan una primera indicación sobre el estilo del vino o incluso su origen. Los tipos más habituales son:

Bordelesa

Esta es la botella que mejor representa el vino en nuestras mentes, la clásica. La mayoría de los grandes vinos vendidos en el mundo están envasados ​​en este formato o uno de sus múltiplos.

Pack Pradorey con 3 botellas de Regalo y Portes Gratis

Tiene su origen en Burdeos y se caracteriza por su formato cilíndrico y alargado, con hombros marcados.

La bordelesa estándar mide 29 centímetros de altura, aunque también existe la versión de 33 centímetros, destinada a vinos reserva y de mayor calidad. El diámetro en su parte inferior es de 7,6 centímetros.

Por otro lado, cada vez está adquiriendo más relevancia una variedad de bordelesa, conocida como troncónica, cuya diferencia fundamental reside en sus hombros más anchos y base más estrecha.

Borgoña

Apareció en Borgoña a finales del siglo XVII y en la actualidad está también muy extendida en todo el mundo.

Esta familia de botellas se distingue por su anchura, su formato cilíndrico y sus hombros inclinados menos pronunciados que las botellas de vidrio de Burdeos. Este es el diseño de botella de vidrio más antiguo.

Mide 28,7 centímetros de altura y 8,5 centímetros de diámetro en base.

Rhin o Alsaciana

Las botellas de vidrio de la familia Rhin, cuyo origen procede del río alemán del mismo nombre, se caracterizan por la fusión de los estilos de botellas Bordelesa y Borgoña, pero con un formato más estilizado y hombros caídos.

Es el envase más utilizado para el vino blanco, con un color de vidrio verde, y también en muchos rosados, en este caso con cristal transparente. En los últimos tiempos predominan también los azules o los vidrio caramelo.

Mide 35 centímetros de altura y tiene un diámetro de base de 7,6 centímetros.

Cava

Inspirada en la botella Borgoña, pero construida con un vidrio mucho más grueso con el objetivo de soportar mejor la presión ejercida por las burbujas.

Procede de la ciudad francesa Champagne-Ardenne y su formato estándar (75 centilitros) tiene una altura de altura 30cm y un diámetro de 8,84cm.

Jerezana

Si no fuera por la forma de su cuello estaríamos hablando de una bordelesa. Pero la botella Jerezana tiene personalidad propia para acoger excelentes vinos de Jerez y también algunos licores portugueses.

Franconia o ‘Bocksbeutel’

Se trata de la botella más rompedora de todas. Es aplanada y no cilíndrica, ligeramente abombada y con el fondo plano. Todos esos elementos la convierten en toda una seña de identidad.

Mide 22 centímetros de altura y 15 cm de ancho.  Está protegida desde 1989 por la Unión Europea, por lo que prácticamente su uso se limita a los vinos de la región alemana de Franconia.

Pack Pradorey con 3 botellas de Regalo y Portes Gratis

Especiales

En el mercado encontrarás otras botellas con formas especiales, pero debes saber que responden exclusivamente a cuestiones comerciales o de marketing.

cuantas clases de botellas de vino hay

¿Influye la forma en la calidad del vino?

Los enólogos insisten una y otra vez en que las formas no responden a un criterio de calidad del vino.

Más allá de la propia forma que presenten, sí es cierto que algunas características influyen en su conservación. Por ejemplo, los hombros anchos de la bordelesa permiten retener mejor los taninos, que son esos compuestos fenólicos que aportan al vino sequedad, aspereza y cierto amargor.

Otros elementos, como el grosor del vidrio, permiten una conservación superior en aquellos vinos que así lo requieren, como el cava.

¿Por qué son de distinto color?

El esquema de colores que presentan las botellas sí tiene, en cambio, una influencia importante en su longevidad. La luz tiene un efecto rápido y dañino en la evolución de los vinos, especialmente en espumosos.

Las botellas transparentes, que dejan ver el vino, son el recipiente preferido para almacenar jóvenes, blancos, rosados o vinos tintos tempranos. Todos ellos guardan una característica común: deben consumirse en un periodo corto de tiempo.

Los vinos de mayor calidad, tintos y blancos fundamentalmente, se embotellan en botellas de vidrio oscuro, que protegen de los rayos ultravioleta. Aquí se engloban todos aquellos que van a pasar un tiempo prolongado en bodega.

Como has podido apreciar, el mundo de las botellas para el vino tiene mucho recorrido. Y más en un mercado tan global y competitivo donde cada fabricante estudia al máximo elementos de diferenciación que le permitan llegar al consumidor con mayor eficacia.

Eso sí, respetando siempre (salvo raras excepciones) los valores tradicionales y emblemáticos de este arte milenario.

Clases, tipos de botellas de vino y sus características
4.9 (97.39%) 46 votes

Deja un comentario